El Modelo de Aseguramiento de la Calidad (CT-MAC) crea y coordina estándares de calidad compartidos para la industria de los proveedores de formación continua en el país. Este modelo permite a la industria de la capacitación, promover una cultura que asegure calidad en las organizaciones, y así garantizar el aprendizaje de las personas.

Editorial

_MG_8406

Fortalecer el capital humano de un país, trae beneficios en productividad y crecimiento económico. El reporte de Capital Humano del Word Economic Forum 2016 evidencia que las 49 economías con más alto PIB per capita, cuentan con un alto desarrollo del potencial de su capital humano, sobre el 80% en el indicador del ranking. En nuestro país aún queda trabajo pendiente, el desafío no está sólo en fomentar la educación continua entre los colaboradores, sino que buscar metodologías innovadoras que permitan acoplarse a las tendencias globales sobre capacitación y asegurarnos que ese proceso sea el correcto y de buenos resultados.
En este sentido, el proyecto de Modelo de Aseguramiento de Calidad de Empresas de Formación Continua (MAC), llega para establecer altos estándares de calidad, a través de indicadores que permitan visibilizar una cultura que trascienda al mercado de capacitación y a las empresas del país.
Nuestro principal desafío, es buscar y difundir impactos positivos en el desarrollo de competencias laborales y nuevas habilidades para los trabajos del futuro. Trabajos que aún ni siquiera conocemos, ni dimensionamos el impacto en empleo y empleabilidad que tendrán. Las empresas de formación continua son clave en estos procesos, y deben asegurar el desarrollo de las personas de acuerdo a la velocidad en que se mueve el mundo de hoy, y nosotras, estaremos acompañándolos en ese proceso.
Andrea Orellana
Socia Directora de ConTalento

Entrevista

Ignacio Briones

El proyecto MAC es fundamental para tener un diagnóstico sobre lo que está fallando en educación continua

El economista y Decano de la escuela de Gobierno de la UAI, Ignacio Briones, nos entrega su opinión sobre la relación entre la educación continua y el capital humano, para la competitividad del país a nivel nacional e internacional.

¿Qué desafíos tiene Chile en cuanto a la competitividad nacional e internacional?
Chile tiene cuatro grandes desafíos en el horizonte. El primero tiene que ver con el sistema regulatorio, en este sentido urge que las regulaciones chilenas sean más simples. Lo segundo es que exista un mercado de capitales local más desarrollado, expedito, eficiente y a bajo costo, no sólo para las grandes empresas, sino también para las PYMES. Es una barrera de entrada es muy importante en nuestro país y eso atenta contra la competencia y competitividad. Lo tercero es la competencia en el mercado interno, creo que hay varias áreas donde puede haber más competencia y eso es clave, porque es lo que permite que haya innovación. Por último, existe un desafío importantísimo en capital humano, aquí solamente un dato: en la prueba PIAAC de la OCDE, que mide competencias de la población adulta, se sostiene que un trabajador chileno con estudios de educación superior, tiene las mismas competencias que un trabajador neozelandés con educación primaria. No cabe duda que ahí hay un tremendo desafío.

¿Qué elementos falta para mejorar el capital humano en Chile?
A nivel escolar, la calidad de la educación en Chile es paupérrima. Además, falla en el nivel universitario técnico-profesional, la universidad al final termina siendo un correctivo de lo que no se enseñó en los colegios, y en consecuencia no agregan valor. Por otro lado, es importante validar el componente técnico-profesional, haciendo un mejor espacio de diálogo entre lo que se ofrece y lo que las empresas demandan, ahí hay un tema que en términos generales no está resuelto.

Además, la capacitación es fundamental, hoy tenemos un sistema de capacitación en las empresas que no funciona. Esto genera un problema, ya que de cara al Chile del siglo XXI, lo que más se requiere es trabajadores que tengan habilidades básicas muy potentes y desarrolladas, como el primer piso de una casa, de forma tal que ellos puedan descubrir cómo construir el segundo piso. Hoy estamos en un mundo súper cambiante, donde la educación y la capacitación en Chile se ha ido por el lado de generar competencias específicas, pero cuando la tecnología queda obsoleta, esas habilidades también quedan obsoletas y es difícil reconvertirse.

¿Cómo ayuda el proyecto MAC a mejorar el capital humano en el país?
El proyecto MAC es fundamental para tener un diagnóstico sobre lo que está fallando en educación continua. Es una condición necesaria para tener un buen diagnóstico sobre qué cosas funcionan y qué cosas no, y así, en consecuencia, poder corregirlas. Por sí mismo no es la forma en que las competencias van a mejorar, pero es un ingrediente fundamental para saber qué estamos haciendo bien y qué estamos haciendo mal. Sin duda algo necesario para mejorar la educación continua en el país y que hacía falta en el mercado.

Miradas

En Chile Sí Podemos fortalecer la formación y capacitación de las personas

 FOTO: MAURICIO MENDEZ /AGENCIAUNO

La principal herramienta con la que cuentan las personas para tener más oportunidades, mejores empleos y mayores salarios, es la educación y la formación continua. El desarrollo del capital humano eleva la productividad y la competitividad, favorece el crecimiento y permite alcanzar mayores niveles de bienestar a todos los chilenos. Sin embargo, aunque nuestro país ha realizado grandes avances en las últimas décadas, aún la productividad laboral está lejos de la que presentan los países desarrollados e incluso de países con ingreso per cápita similar al nuestro, como Portugal, Estonia o Grecia.
Por esta razón, la Comisión Productividad de la CPC identificó los principales desafíos pendientes en materia de formación de jóvenes –especialmente en educación técnico profesional- y capacitación laboral. Ellos son: fortalecer el vínculo de las instituciones formativas con el mundo productivo; una mayor flexibilidad y articulación entre distintos niveles de formación para el trabajo; priorizar estas materias dentro de las políticas públicas; y aumentar la información relevante para la toma de decisiones.
Para que el proceso de formación y capacitación resulte fructífero, debe existir información oportuna y pertinente, que esté disponible tanto para los jóvenes que eligen su formación, como para las empresas que demandan recursos humanos calificados. Desde la CPC estamos trabajando en esta tarea a través de iniciativas que consisten en sistematizar las necesidades de capital humano que tiene el sector productivo, de manera que los programas que se entregan en los centros de formación estén relacionados con las capacidades que el mercado requiere y valora.
En esta misma línea, creemos que es fundamental crear un registro y un sistema de evaluación por parte de las empresas, al que voluntariamente se sometan los Organismos Técnicos de Capacitación (OTEC), para contar con un mecanismo de información y evaluación realizado directamente por los usuarios. De esta manera, las empresas podrán tomar mejores decisiones en las capacitaciones a contratar, además de proporcionar información relevante a los proveedores de formación para el desarrollo y el perfeccionamiento de sus programas vigentes. Esta es la importancia del proyecto MAC (Modelo de Aseguramiento de Calidad) que está desarrollando ConTalento y que, esperamos, de muy buenos resultados.
Por nuestra parte, con el foco puesto en la empleabilidad y el bienestar de las personas, seguiremos avanzando en aquellas iniciativas pro productividad que son responsabilidad del sector privado, fortaleciendo así nuestro rol y nuestro aporte en el desarrollo del capital humano de Chile.
Joanna Davidovich,
Directora Ejecutiva Comisión de Productividad de la CPC

Comunidad CT-MAC

Juan Esteban Dulcic.2

Juan Esteban Dulcic,
Gerente de Recursos Humanos Nestlé

Considero que este proyecto aportará en conectar la oferta y la demanda de capacitación, permitiendo evaluar a distintas OTEC con base en su calidad.
Creo, en este sentido, que avanzamos por la vía correcta para mejorar el capital humano de nuestro país al iniciar proyectos como el que nos convoca. Este es un desafío país, en el que la industria debe avanzar a paso firme para entregar su know how de gestión, puesto al servicio del desarrollo de las personas.

Alejandro Olivares1

Alejandro Olivares,
Gerente regional en Grupo Macro

Este proyecto unifica criterios entre las empresas compradoras y proveedoras de servicios de capacitación, centrando el foco en el valor agregado que se puede dar a las áreas clientes y a los participantes de las acciones de capacitación .
Asimismo, levanta buenas prácticas de la industria, lo cual permitirá elevar los niveles de servicio y en concreto de las propuestas que se presentan a clientes.
Consideramos también que Incorporar indicadores objetivos de medición, tanto del proceso como de los resultados a obtener, permitirá al cliente ver el valor agregado que las empresas de formación pueden dar pero además exigir que se cumpla con lo pactado y con los resultados comprometidos.
Por último, permite generar redes entre las empresas de formación que espero y esperamos que esto permita entregar ofertas más atractivas a los clientes.